¿Por qué debes tener un correo electrónico con tu marca corporativa?
20 febrero, 2017
¿Cómo debe ser un buen Community Manager? (1ra parte)
6 marzo, 2017

Trucos para mejorar tu perfil en LinkedIn

LinkedIn es, hoy por hoy, la red social más relevante en lo que respecta a contactos profesionales. Carece de una competencia real en su ámbito lo que le ha permitido aglutinar más de 400 millones de usuarios, y esto supone tener al alcance un amplio catálogo de potenciales clientes. De la misma forma que Facebook se construyó sobre los perfiles personales y se añadieron después las fanpages, LinkedIn complementó su oferta inicial de perfiles (que hacen las veces de currículums del usuario) con páginas de empresa que proporcionan el escaparate que necesitamos.

Un escaparate en el que conviene llevar a cabo una buena comunicación para lograr nuestros propósitos y evitar malas interpretaciones, algo que puede ocurrir por los problemas inherentes al lenguaje escrito. Por ello, te ofrecemos algunos consejos para que tus intervenciones en la conocida red social profesional se ajusten mejor a tus propósitos:

  • Como es lógico, sin que haya un conocimiento previo personal, las personas que leen tu perfil no pueden saber la entonación con la que dices las cosas. Por ello, la primera norma es ser prudente en tus expresiones, y lo más neutral que se pueda cuando se aluda a algo o alguien. Así, hay que procurar ser lo más neutral posible tanto a la hora de escribir, como de publicar u opinar en los grupos de LinkedIn.

Hay que tener cuidado con el tono y el lenguaje que usamos. Escribir de forma neutral significa también tratar de evitar las bromas y la ironía, que corre peligro de no entenderse (o entenderse mal).

  • Es importante escribir con una correcta gramática y ortografía. En caso de duda, mejor recurrir al corrector y, por otro lado, las abreviaturas típicas de los programas de mensajería instantánea como WhatsApp no son adecuadas en este contexto.

Al hilo de lo anterior, es también importante usar correctamente las normas de puntuación y los signos de acentuación (comas, interrogaciones…). Amén de dar mala imagen, un acento o una coma mal puestos pueden cambiar el sentido de una frase.

  • Por supuesto, es mejor evitar temas controvertidos como la política, la religión o el fútbol, aunque es cierto que en LinkedIn no se suele hablar mucho de estos temas.
  • También es recomendable agradecer cuando alguien nos recomienda una publicación, o en su defecto “recomendar” su comentario.

Si alguien critica o reprocha un comentario nuestro tenemos dos opciones: La primera es hacer como que no lo hemos visto; la segunda decir, simplemente, que sólo has plasmado tu opinión, y que cada uno tiene la suya (y todas son válidas).

Si interactúas con una persona relativamente cercana es posible escribir con un lenguaje más cercano, pero cuidado porque dependerá de la conversación que se esté dando en el debate en sí, y también del estilo en el que te estés moviendo.

  • Escribe con cuidado porque todo queda grabado. Aunque luego se pueda borrar, siempre puede quedar rastro en la red, como los famoso tuits que al poco fueron borrados por decir algo incorrecto pero no sirvió de nada porque ya habían sido compartidos antes. Si esto ocurre no podrás hacer nada, por lo que la mejor táctica es ser prudente con lo que digas. Eso sí, esto no debe hacer que te cortes de dar tu opinión y hacerte oír según tu criterio. Lo único que puede marcar tu “reputación” es la falta de educación, y eso es algo que debes evitar a toda costa.

Es conveniente ser original en los comentarios, aunque a veces esto sea complicado ya que es cuestión de práctica. Por ello, no debes agobiarte, sólo necesitas ser paciente, tomarte tu tiempo para ir adquiriendo soltura, tranquilidad y seguridad.

  • A veces es necesario saber leer entre líneas e interpretar los comentarios. No es muy habitual encontrarse con comentarios fuera de lugar pero sí es verdad que a veces hay quien trata de recriminar y desmerecer las opiniones de los demás de forma peyorativa. Todo el mundo tiene derecho a opinar y a hacerlo a su manera pero siempre que no se ofenda a nadie ni se falte al respeto.
  • También hay que procurar tener empatía con los demás. Es decir, ponerse en el lugar del otro, para entender que siente o lo que le puede estar sucediendo, aunque también es saber detectar un posible malentendido en una discusión. Por ello, hay que ser capaz de pedir explicaciones de forma respetuosa, para poder aclarar si se han producido, o no, malas interpretaciones. A veces, sin embargo, es mejor obviar los comentarios y dejar que el debate siga fluyendo por otro camino.

Una buena forma de expresar opiniones sobre algo es utilizando metáforas, símiles o analogías, o también utilizando citas de personajes famosos o historias conocidas que sirvan de ejemplo.

  • Debes evitar contestaciones o expresiones confusas o ambiguas. Los comentarios siempre son bien recibidos, pero si añadimos un porqué a nuestra respuesta nos quedará una respuesta con más sentido y que llamará más la atención.

A la hora de expresarse lo más importante siempre es ser coherente con lo que digamos, algo que influirá en nuestra credibilidad por encima de muchas otras cuestiones.

Y sobre todo no te cortes en expresar tu opinión, hazte oír, opina, piensa, reflexiona, comenta, explica, pregunta… Habla y expresa lo que piensas sin vergüenza. Recomendaciones que pueden servir para todas las redes sociales, no sólo para ésta, pero siguiendo estos consejos que te hemos ofrecido podrás maximizar tus intervenciones de la forma correcta y sacar el máximo partido a tu perfil.

Y para completar, te compartimos un listado de errores que no debes cometer en tu perfil de LinkedIn

  • No tener foto de perfil, o una foto poco profesional.
  • Dejar tu extracto en blanco o incompleto.
  • Pensar que LinkedIn es un currículum. Linkedin es más que eso.
  • Elegir un titular poco acertado o atractivo.
  • No escribir en tercera persona.
  • No indicar dirección de correo o usuario de Twitter.
  • No emplear adecuadamente los mensajes privados.
  • No sacarle partido a las visitas a tu perfil.
  • Emplear mal las recomendaciones.
  • No utilizar adecuadamente los grupos.
  • No desactivar las notificaciones de actualización de tu perfil.
  • Visitar los perfiles de forma anónima.

¿Qué te han parecido nuestras recomendaciones? ¿Ya las habías puesto en práctica? ¡Déjanos tus comentarios!

GorBrit Social Media
GorBrit Social Media
Somos una agencia venezolana de Social Media Marketing. Especialistas en Community Management, Diseño Web, posicionamiento SEO y SEM, Branding y todo lo referente al Marketing Digital.

Deja un comentario